Comunicación

Noticias

Comienza hoy, 1º de octubre, la campaña 2019/20 del Tributo al Futuro. Con el tema “uniendo personas que creen en las personas”, la iniciativa coordinada por la Fundación Odebrecht completa 15 años movilizando donaciones para proyectos educativos dirigidos a la formación e inclusión socio-productiva de adolescentes beneficiados por las Casas Familiares – escuelas rurales que forman parte del Programa Social de la Fundación, PDCIS.

Antes del día 06 de diciembre cualquier persona puede donar. Para participar, basta entrar al sitio web www.tributoaofuturo.com, realizar un rápido registro, escoger el proyecto que desea apoyar y efectuar su contribución. Además del sitio web, la donación puede ser realizada por WhatsApp, en el número (71) 99699-6397, o a través del e-mail tributoaofuturo@odebrecht.com.

Thiago Maciel, responsable del Tributo al Futuro en la Fundación Odebrecht, explica que los recursos movilizados son directamente enviados para los Fondos Municipales de los Derechos del Niño y del Adolescente por medio del Consejo Municipal de los Derechos del Niño y del Adolescente (CMDCA). “Es un proceso totalmente seguro y transparente. Los Fondos que reciben los recursos donados son administrados por los Consejos Municipales, formados por representantes del Poder Público y de la Sociedad Civil, responsables de decidir, supervisar y fiscalizar de qué forma están siendo aplicados los recursos. Las contribuciones realizadas para el Tributo al Futuro no pasan por la Fundación Odebrecht en ningún momento”.

Resultados

A lo largo de estos 15 años, aproximadamente 50 mil jóvenes y familias ya fueron directa o indirectamente beneficiados. En el 2018, más de 5,3 mil personas abrazaron la causa y contribuyeron para la recaudación de cerca de R$ 2,3 millones. Con el apoyo  de este recurso, importantes resultados ya fueron alcanzados en el primer semestre del 2019: 327 alumnos siguen en formación en las Casas Familiares y 204 acciones multiplicadoras fueron realizadas en formato de seminarios, charlas y días de campo realizados por los estudiantes para la diseminación de conocimientos y nuevas técnicas agrícolas a las comunidades.

Proyectos apoyados

Las donaciones viabilizan proyectos de formación de adolescentes ejecutados por tres escuelas del Bajo Sur de Bahía: Casa Familiar Rural de Igrapiúna (CFR-I), Casa Familiar Rural de Presidente Tancredo Neves (CFR-PTN) y la Casa Familiar Agroforestal (Cfaf). Estas instituciones son reconocidas por el Ministerio de la Educación (MEC), están certificadas por el Programa de Escuelas Asociadas de Unesco y les ofrecen a los alumnos en formación cursos técnicos profesionalizantes integrados a la Enseñanza Media.

Por medio de la educación, vidas como la del productor rural Edivan Alcântara pasaron por transformaciones significativas. A los 28 años, el agricultor comparte sus conquistas. Él, que “tenía el sueño de vivir de la agricultura”, ingresó en CFR-PTN en el 2008 y pudo trazar un futuro mejor para si mismo a partir de la inclusión socio-productiva. “Sabemos que, solos, no somos nadie. Poder trabajar para mí era mi gran sueño. Estudié para eso, para ser dueño de mi propio negocio. No hay reconocimiento mayor que esto, es mi independencia”, cuenta.

Edivan fue uno de los beneficiarios del Tributo al Futuro. Por medio de los recursos movilizados en las campañas, el agricultor tuvo acceso, cuando aún era estudiante de la Casa Familiar, a su primer proyecto productivo, iniciando sus propios cultivos. ¡Haga clic aquí y conozca historias de otros beneficiarios!

Usted puede contribuir para que más sueños como el de Edivan se hagan realidad. Visite www.tributoaofuturo.com y done ahora.