Comunicación

Noticias

Recién inaugurada en el río Sabor, en la región norte de Portugal, la obra del Aprovechamiento Hidroeléctrico del Bajo Sabor fue ejemplo en ingeniería. Una de las pruebas de ello es la construcción de una represa en forma de bóveda, con 123 metros de altura y espesura variable entre 40 metros y 6 metros. Con capacidad de almacenar 1 mil millones de metros cúbicos de agua, es la segunda mayor represa del país.

Tanta tecnología resultó en un premio: la obra, construida por Odebrecht Engenharia & Construção – Internacional, conquistó el Premio Secil de Ingeniería Civil, otorgado por la Orden de los Ingenieros de Portugal. Realizado desde 1992, el premio reconoce autores de proyectos que, de alguna forma, constituyan piezas significativas para el enriquecimiento de la ingeniería portuguesa.

Bajo Sabor también fue destacado también en la conservación del medio ambiente y del patrimonio histórico. Allí fue ejecutado uno de los mayores proyectos arqueológicos de la Península Ibérica, con 184 profesionales movilizados y tres mil sitios excavados. También fue creada una comisión con 15 entidades de la región para preservación del ecosistema local, entre otras acciones.

La hidroeléctrica tiene capacidad de generación de 189 MW y fue construida para cumplir con 20% de la reserva estratégica de energía en Portugal.