Comunicación

Releases

Lea el comunicado publicado por Construtora Norberto Odebrecht en los periódicos Jornal do Commercio-PE, Diário de Pernambuco e Folha de Pernambuco en relación a la Operación Fair Play.

Las búsquedas e incautaciones realizadas por la Policía Federal, en este viernes, 14 de agosto de 2015, en las oficinas de la Constructora Norberto Odebrecht (CNO) en Pernambuco, en Bahía, en Brasilia, en Minas Gerais, en Río de Janeiro y en São Paulo, representan una flagrante ilegalidad y abuso en la realización de investigaciones que no parecen tener otro objetivo que el de exponer a una empresa de la Organización Odebrecht, grupo empresarial de origen brasileño y actuación global.

La violenta iniciativa es todavía más sorprendente porque ningún representante de la CNO fue llamado para prestar aclaraciones sobre cualquier hecho o indicio que justificase la instauración de una investigación de naturaleza delictiva.

Al sufrir las consecuencias de las búsquedas e incautaciones, la CNO verificó que, si bien la iniciativa de la investigación que generó las medidas ilegales que se realizaron partió de la Policía Federal/Pernambuco, la Justicia Federal en aquel mismo Estado recusó competencia sobre el tema, porque no vislumbró siquiera en tesis que se haya producido cualquier perjuicio para la Unión, sus empresas públicas o autarquías, por lo que el hecho se trasladó a la Justicia Estadual.

En relación al emprendimiento, a diferencia de lo que informó la Policía Federal, previo a la contratación de la PPP hubo un Procedimiento de Manifestación de Interés (PMI) con base en la legislación aplicable y debidamente autorizado por el Gobierno del Estado de Pernambuco. En ese tipo de procedimiento, los entes privados, en colaboración con el Poder Público, asumen la responsabilidad de elaborar y costear todos los estudios, relevamientos y proyectos durante meses, o incluso años, para subsidiar la futura licitación relacionada con la PPP, pudiendo participar de ella junto a otros competidores. Es lo que determina la ley y fue exactamente lo que ocurrió en el caso de la PMI de la Arena Pernambuco, en cuya licitación el Consorcio Cidade da Copa resultó ganador de la competencia pública regular.

La Arena Pernambuco fue construida sin la utilización de recursos públicos y los precios manejados son absolutamente regulares y auditados. El Consorcio aportó recursos propios y otorgó garantías para financiamientos bancarios que aseguraran la entrega anticipada de la obra para la realización de la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013 y de la Copa Mundial de Fútbol FIFA 2014.

La elaboración del contrato y el permiso del emprendimiento, desde el inicio, fueron acompañados y discutidos con órganos de control y fiscalización – como el Tribunal de Cuentas del Estado de Pernambuco, el Ministerio Público Federal, el Ministerio Público del Estado de Pernambuco y la Asamblea Legislativa del Estado.

La CNO reitera que siempre estuvo a disposición de las autoridades para prestar aclaraciones y lamenta públicamente el hecho de haber sufrido, otra vez, la violencia de que sus oficinas, además de las residencias de sus ejecutivos, hayan sido sometidas a búsquedas e incautaciones arbitrarias, con el pretexto de investigar supuestas irregularidades.