Comunicación

Releases

Odebrecht S.A., holding del Grupo Odebrecht, acaba de celebrar acuerdos que darán tranquilidad para ejecutar el plan de reestructuración empresarial del grupo y la retomada progresiva de todos sus negocios. Como resultado de los acuerdos, el grupo recibirá un refuerzo de aproximadamente R$ 2,5 mil millones, suficientes para satisfacer las necesidades de caja por aproximadamente dos años.
 
“Los contratos ahora celebrados nos ayudan a mirar hacia el futuro” dijo el director presidente del grupo Odebrecht, Newton de Souza. “No vamos a olvidarnos del pasado. Estamos pagando caro por nuestros errores. Pero estos acuerdos nos permiten invertir en la liquidez y en la retomada de los negocios de construcción e infraestructura, siempre con ética, integridad y transparencia, y dentro de un nuevo modelo empresarial que conjuga dos características: calidad de gobernanza igual a la de las empresas de capital abierto y un Sistema de Conformidad tan ágil y riguroso como la de las mayores, más eficientes y más respetadas empresas del mundo”, agregó Newton.
 
Uno de los acuerdos celebrados por Odebrecht es el de la conclusión de la venta de Odebrecht Ambiental. Esta empresa fue fundada por Odebrecht en 2008 y se transformó en la mayor compañía privada de saneamiento de Brasil, sirviendo a más de 17 millones de personas en 12 estados con servicios de suministro de agua y tratamiento de aguas residuales. El 70% de participación de Odebrecht en Ambiental fue adquirido por Brookfield Business Partners LP, en conjunto con otros aliados institucionales. El fondo de inversiones FI-FGTS tiene el 30% restante del capital de la empresa. 
 
Odebrecht también celebró un acuerdo con un grupo formado por los mayores bancos brasileños, aliados de la compañía de longa data. Este acuerdo permite que los recursos de la venta de Ambiental no se utilicen para pago anticipado de deudas a los mismos bancos. Es decir que Odebrecht los usará para dar liquidez a sus negocios y honrar compromisos. 
 
Los movimientos ahora anunciados por Odebrecht forman parte de un plan estratégico más amplio del grupo desarrollado desde el año pasado. El primer foco fue liquidez, ante el escenario de restricción de crédito iniciado con la crisis económica y agravado con la Lava Jato. En cada Negocio y en el ámbito del holding, todavía está en curso un programa de desmovilización de activos. La venta de Odebrecht Ambiental es parte de dicho programa.
 
Al mismo tiempo, Odebrecht rediseñó su modelo de gobernanza. Amplió el número de consejeros independientes en las empresas. Creó Comités de Conformidad en el Consejo de Administración de cada uno de sus Negocios y en el de sus empresas subsidiarias. Actualmente, hay en todo el grupo 9 CCOs (Chief Compliance Officers), autónomos con relación a los gestores de los negocios, con un equipo de más de 50 personas implantando una nueva política y un nuevo Sistema de Conformidad.
 
La “colaboración definitiva con la Justicia”, como fue anunciada hace un año, llevó a 77 ejecutivos y exejecutivos del grupo a hacer revelaciones divulgadas ampliamente en video durante los últimos días. Los relatos, hechos mediante acuerdo con el Ministerio Público Federal, describen en detalle y con pruebas decenas de casos de corrupción, pasando a limpio las relaciones de más de una década de la empresa con gobiernos, instituciones, políticos y partidos.
 
A partir de ahí, Odebrecht celebró con el Ministerio Público Federal de Brasil y autoridades de Estados Unidos y de Suiza un Acuerdo de Indulgencia que impone la aplicación de multas y otras sanciones, y le permite a la empresa volver a participar en licitaciones y financiaciones públicas. También como resultado de la Indulgencia, desde marzo de este año dos monitores externos independientes siguen el día a día de la empresa para asegurar que ella de hecho cambió su actitud.
 
“Después del impacto que sufrimos, ahora damos un gran paso que estabiliza al grupo y crea condiciones para la vuelta del crecimiento en cuanto la economía del país mejore. Ya tenemos instrumentos para dar tratamiento adecuado y respuesta rápida a cualquier insinuación o amenaza de corrupción o desvío de conducta. Nuestra relación con el poder público nunca más será la misma. Estamos pasando esta página”, dijo el director presidente de Odebrecht S.A., Newton de Souza.